Notable afluencia de público en el primer RetroMoto

Más de 12.000 visitantes en La Farga

El Salón RetroMoto Barcelona, que se clausuró el domingo en La Farga Centro de Actividades, ha cumplido los objetivos previos fijados para la primera edición, según ha valorado la organización del mismo, por lo que se ha determinado iniciar los preparativos de un nuevo certamen para 2017.

RetroMoto Barcelona ha recibido más de 12.000 personas en los tres días que el certamen ha estado abierto, cumpliendo así las expectativas de afluencia de público, “aunque más que la cantidad de visitantes, me gustaría destacar la calidad de los mismos, ya que ha sido público aficionado a las motos clásicas, con muchos asistentes que han decidido realizar compras entre la amplia oferta existente de piezas, repuestos, ropa, recuerdos y, por supuesto, motos”, señala el director del evento, José Enrique Elvira.

En este sentido, expuso que “el reto era importante dado que en la historia de este tipo de ferias en este país nadie se había lanzado a realizar un certamen monográfico de motos clásicas, ya que lo habitual es hacerlo de coches y motos, por lo que estamos muy satisfechos”.

Elvira añade que este certamen “sólo se podía celebrar en Barcelona, donde la comunidad catalana no sólo es pionera en muchos aspectos ligados al motociclismo, sino que siempre ha tenido una industria que ha envuelto al sector, y sigue siendo un puntal tanto en lo deportivo, como en cuanto a la afición”.

Una edición muy completa

Esta edición inaugural del Salón RetroMoto ha sido muy diversa en cuanto a contenidos, lo que ha repartido la atención del público asistente entre varios stands. Entre los más visitados cabe destacar los que han reservado tanto el Museo de la Ciencia y de la Técnica de Catalunya (mNACTEC), con piezas exquisitas como la motocicleta Villalbí, la primera construida en España en 1904; o la Montesa A45 Femenina del año 1945, adaptada para facilitar la conducción con faldas; como del Museo Isern de la Moto, con una SRS de 1949 (primera marca de Bicicletas Rabasa, empresa embrión de Derbi), y la segunda moto que fabricó Derbi ya con su nombre, un modelo de 98 c.c. de 1953.

El stand retrospectivo de la mítica Montesa Cota, que no ha dejado de ser un icono del mundo del trial, así como la presencia del prototipo de Montesa Impala 3, ha llamado también mucho la atención de los aficionados, especialmente de los propietarios de las 40 motos Impala que se concentraron el sábado.

Mención aparte es el que se vivió alrededor de Harley Davidson, con un stand brillante de su concesionario oficial en Barcelona, con presencia de varias motos de los años 40, así como la concentración del sábado que reunió a medio centenar de ‘Harleys’, que quedaron en exhibición para que el público las disfrutase. igualmente.

Gran homenaje a Pere Pi

El gran momento emotivo vivido por el campeón Pere Pi, su familia e invitados, en el homenaje celebrado el viernes, así como el stand dedicado a su trayectoria deportiva, con sus motos y trofeos, ha sido otro de los logros de esta feria.

El resumen global es la celebración de una muestra pionera en España, con buen apoyo del público general y de los aficionados, que ha permitido que la organización continúe con este salón monográfico dedicado a las motos clásicas, preparando ya la segunda edición de cara a 2.017.

RetroMoto Barcelona 2016


X